Logo Las Huertas de Cansa

Incendios Verano 2003

Crónicas Especial Incendios de Verano 2003


"Todo el valle de Jola se quemó en un par de horas. Habría sido una locura intentar combatir el fuego en esa olla. Era un suicidio". En un incendio las llamas son lo último. "Primero se asegura la vida de las personas, después se aseguran los bienes, después los recursos económicos y, finalmente se ataca el fuego", explica Victor Manuel Pérez Cerrato, el otro coordinador de la Sierra de San Pedro.
En apenas dos horas el valle de Jola es arrasado por las llamas y continúa su camino con rachas de viento de 60Km/h. Jola es evacuado a las 02:45 de la madrugada y hacia las 03:30 se comienza también la evacuación de El Pino, hacia Valencia de Alcántara. Allí, en Valencia de Alcántara, a 15 Km. de Jola, todo parece un poco lejano para la población de a pie, pero la intensa ceniza que cae desde el cielo como si estuviera nevando, era testigo de lo que estaba sucediendo y presagiaba lo que iba a acontecer pocas horas más tarde.


En Las Huertas de Cansa, hacia las 04:50 de la madrugada hay un intenso humo (se encuentra a 9 Km. de Jola). Se produce un apagón mientras el resplandor del incendio se ve a lo lejos en el horizonte. Acabamos de regresar de Valencia unos cuantos amigos, pues habíamos salido a divertirnos esa noche. El miedo comienza a sentirse entre nosotros cuando se produce el apagón y asistimos atónitos ante el respalndor del incendio que asoma en el horizonte. La "nevada" de ceniza sigue cayendo sobre nuestras cabezas y estando en la parada del autobús, sitio habitual de reunión entre nuestro grupo de amigos, vemos pasar a dos coches de la Guardia Civil a toda prisa por la carretera N-521 con dirección a la frontera con Portugal. Los comentarios entre nosotros afloran; Paco comenta, "yo creo que van a El Pino". Yo, Iván (ivanmaikel=Gazpachito), opino lo mismo que Paco y digo - "Van a desalojar El Pino porque el fuego tiene que estar muy cerca". Eva, la novia de Paco, movida por la curiosidad le dice a su novio que porque no van a Puerto Roque, "que desde allí se tiene que ver algo más". Paco la responde que si "está loca", "¿Cómo te vas a meter allí muchacha?". Pocos minutos más tarde llega un coche y aparca a nuestro lado. Son David Patiña y Joaquín Nieves. "Venimos de Jola. Eso es un infierno, igualito. Íbamos por la carretera y no se veía otra cosa que animales achicharrados y árboles calcinados que ya son sólo palos. Qué desastre! Todavía siguen ardiendo muchos troncos de árboles y se han quemao cerdos, burros y hasta casas. Eso ha tenido que ser un infierno, qué pena!", comentan los dos. Asistimos atónitos a sus relatos, les hacemos preguntas. La impotencia nos inunda y la preocupación ronda en nuestras cabezas, nos vamos a la cama, pero hoy no dormiremos agusto. El incendio amenaza de muerte toda la zona, pero todavía nos queda esperanza en que se pueda extinguir a tiempo. No podíamos imaginar lo que iba a suceder a la mañana siguiente. (--> Sigue en Crónica 3)

Ver Crónica 3 - Volver arriba - Crónica 1 - Crónica 2 - Crónica 4 - Crónica 5 - Galería de imágenes

Todos los derechos reservados © Copyright 2001 - 2014 | ivanmaikel | Última actualización: 20/07/2014
Resolución óptima 1280x1024. Mozilla Firefox 3.0 ó superior - Internet Explorer 7.0 ó superior | Política de privacidad | Contacto | ¡CSS Válido! XHTML válido! PHP poweredLicencia Creative Commons