Logo Las Huertas de Cansa

Paleontología y megalitismo


Peñas de Puerto RoqueComo consecuencia del Océano Atlántico, que bañaba toda la zona en las primeras etapas de la formación de La Tierra, se pueden encontrar restos fosilizados de diferentes seres marinos que habitaron aquí hacia unos 500 millones de años aproximadamente. Fósiles de crustáceos, braquiópodos, crucianas de bilobites, Rynchonellas tetraedras, trilobites, bilobites, litófagos, dendritas, etc. Con respecto a la formación geológica, se define, haciendo alusión a José Loustau, catedrático de Ciencias de la Naturaleza:

"Está enclavado en el borde septentrional de un afloramiento granítico que desde Niza, Castelo Branco y Portalegre (zonas portuguesas) penetra en España en banda relativamente estrecha, que llega a San Vicente y desde ahí se extiende a Alburquerque. Los terrenos del norte de este afloramiento granítico son Cámbricos, esquisitosos, con crestas de cuarcita coronando sus relieves, y frecuentemente venas y filones de cuarzo. Los situados al sur son silúricos, pizarrosos y arcillosos. No sólo petográficamente sino por su flora, inmediatamente se ve la gran diferencia entre unos y otros". Grandes "canchales" graníticos con enormes bloques en bolas cubiertos de líquenes y musgos dan su tono al paisaje. Estos granitos son muy diversos; algunos de grano fino, otros de grano grueso, incluso muchos pasan a sienitas cuarcíferas. En pequeña proporción contienen un mineral de uranio, la torbemita o calcolita. Con frecuencia la caolinización de sus feldespatos les hace perder coherencia y se forma lo que aquí se llama "savio". Su descomposición da lugar a la tierra vegetal granítica, muy ácida ,arenosa y permeable. Son las tierras del castaño, del helecho común, del digital purpúrea y thapsis, este último abundantísimo, llamado ordinariamente "viloria". Desgraciadamente los castañares, antes muy numerosos ,desaparecen víctimas de un parásito de sus raíces, el hongo blepharospora cambívora y entre vegetales, el "carballo" (roble) de nombre quercus sessiflora y cercados de alcornoque, una de las grandes riquezas de Extremadura.

La Porra del Burro

"A la derecha se contempla el gran macizo granítico de La Zafra, al borde de la carretera a San Vicente, que corre toda ella por la zona de transición entre el granítico y el cámbrico. Las tierras de esta zona son agronómicamente de mayor fertilidad, ácidas y ricas en arcillas, En ellas se encuentran minerales de metamorfismo, tales como el wólfram, la casiterita, turmalinas negras, etc. Y vaticina Loustau, nativo de Valencia de Alcántara, lo siguiente: "No olvidemos que estos enormes "canchales", hoy improductivos, en un porvenir lejano serán seguramente fuente inagotable de energía y riqueza". También existen minerales, en estos terrenos, de wolframio, tungsteno, feldespatos, torbemita (mineral de uranio), turmalinas negras, estaño, antimonio, cuarzo aurífero, y hasta pepitas de oro se han encontrado en algunos arroyos. También manganeso, hierro y gabro (mármol negro).



El Cancho PeneroEn cuanto al megalitismo se encuentran grandes esferas de piedra, graníticas, situadas en lugares elevados y visibles, como "El Cancho Penero", muy popular en la zona, rocas talladas, poliformes, representando cuerpos y rostros humanos y de animales, con fines idílicos o simbólicos y religiosos. Los menhires, ya sean de tipo estatua, sexuado, hito o grabados. Representan esculturas antropomorfas, o el tema de la fecundidad (de tipo fálico), y son objeto de culto religioso y también de señalización, como los menhires hito. El más conocido y destacado es el menhir fálico de "La Porra del Burro". Además de todos estos dólmenes que forman el conjunto funerario-megalítico, destacan los utensilios, enseres y joyas encontrados en los alrededores de éstos y en las pocas excavaciones realizadas para ese fin. Puntas de flechas de cuarzo o de sílex, cuchillos, raspadores, vasijas (cuencos y vasos) de tosca cerámica, ídolos-placas de pizarra, algunos decorados con grabaciones, collares hechos de cuentas de piedra, hechas de palo y para mangos de palo, y otros utensilios de piedra. Es de destacar la posibilidad de encontrar, además de estos dólmenes, menhires y objetos, otros que aún queden por descubrir. El asentamiento humano en estas tierras, en el Neolítico, queda demostrado por la cantidad de dólmenes y menhires existentes. Dólmenes construidos en granito, son 33, y otros en pizarra, son 8, además de otros 15 dólmenes desaparecidos de los que se tiene constancia. Son 55 dólmenes en total (más el último hallado en la finca Valdelucía, en 1993, por Manuel Expósito), de los que se pueden destacar los siguientes, que están en mejor estado, dentro de las rutas en las que están agrupados, que son 11.

Ver más --> Rutas de los Dólmenes

Todos los derechos reservados © Copyright 2001 - 2014 | ivanmaikel | Última actualización: 20/07/2014
Resolución óptima 1280x1024. Mozilla Firefox 3.0 ó superior - Internet Explorer 7.0 ó superior | Política de privacidad | Contacto | ¡CSS Válido! XHTML válido! PHP poweredLicencia Creative Commons